Carta de las personas que trabajamos para Katuki Saguyaki

Belatz, Marko, Mikel Urmeneta, Txema Sanz y Asisko

Quienes trabajamos para Katuki Saguyaki, en especial los 5 dibujantes encausados en la demanda de Ricardo Bermejo en nombre de Kukuxumusu, queremos comunicar lo siguiente.

1- Fue Ricardo Bermejo quien, el 15 de junio de 2015, rescindió unilateralmente el contrato de prestación de servicios de Mikel Urmeneta como Director Artístico de Kukuxumusu, puesto que Mikel ejercía desde que él mismo fundara la marca en 1989 con dos amigos con el fin de comercializar sus dibujos.

2- A partir de ese momento, Mikel se tiene que buscar la vida y crea Katuki Saguyaki con otros cuatro artistas -Txema Sanz, Belatz, Asisko y Marko-, los históricos dibujantes freelance que junto con él han realizado prácticamente el 100% de los dibujos de toda la historia de Kukuxumusu.

3- Los dibujantes siguieron a Mikel por dignidad y honestidad hacia el creador de la marca y porque les resultaba inmoral e ilegal reproducir los personajes de Mikel Urmeneta sin su autorización.

4- Todos los que trabajamos o colaboramos para Katuki Saguyaki, también somos seres humanos (a pesar de nuestro aspecto), tenemos familia, hijos y hasta nietos, y somos los auténticos perjudicados por las acciones emprendidas por Ricardo Bermejo, un absoluto desconocedor de la filosofía que siempre impregnó Kukuxumusu.

5- No somos nosotros quienes ponemos en peligro los puestos de trabajo del personal de Kukuxumusu. La empresa tiene libertad absoluta para seguir comercializando productos y dibujos (siempre dentro del respeto de nuestros derechos de autor). Al contrario, somos precisamente nosotros quienes carecemos de ingresos garantizados o de una estabilidad en nuestro día a día, simplemente por el capricho de Ricardo Bermejo y tras la prohibición cautelar de seguir dibujando que se nos ha impuesto.

6- No entendemos cómo la persona que nos demanda, Ricardo Bermejo, no comparece ante los medios a dar explicaciones, enviando para ello a trabajadores de sus empresas variopintas (que no de Kukuxumusu, ya que según sus cuentas del ejercicio 2016, curiosamente la empresa no tiene gastos de personal) a hacer declaraciones que nada tienen que ver con el litigio entre Kukuxumusu y los dibujantes; un litigio en el que lo que está en juego son los derechos de los autores y de su licenciatario.

7- Pretender que los puestos de trabajo de Kukuxumusu están en peligro si se desestima su demanda contra nosotros es un insulto a la inteligencia y a la propia autoestima del personal de Ricardo Bermejo. Kukuxumusu dispone de un nada desdeñable stock de 15.000 ilustraciones que puede reproducir, y está perfectamente en condiciones, gracias a la capacidad y creatividad del personal de las empresas de Ricardo Bermejo, de crear nuevos productos y dibujos en sana competencia con Katuki Saguyaki y cualquier otro operador del mercado.

8- Estamos de acuerdo en que todos queremos trabajar y que a todos nos vaya muy bien, pero es complicado que eso suceda si, aprovechando su boyante situación económica resultante de su exclusividad en trabajos de imagen y comunicación para la extinta Caja de Ahorros de Navarra, Ricardo Bermejo intenta borrarnos del mapa a base de denuncias y demandas mientras manda a sus trabajadores a los medios a hacer declaraciones de cara a la galería carentes del más mínimo rigor.

9- Kukuxumusu fue lo que fue gracias al trabajo de mucha gente, pero jamás hubiera existido sin Mikel Urmeneta y sin su materia prima: los dibujos y sus personajes, su creatividad, su talento y su imaginación. Ninguno de los que trabajan ahora para Ricardo Bermejo sabe cómo fueron los 15 primeros años de la marca, en los que se pusieron los cimientos necesarios para que goce de su reputación en el mercado.

10- Los dibujantes de Katuki Saguyaki aprendimos de Mikel muchas cosas y recogimos orgullosos su testigo, aportando nuevos estilos, nuevos personajes o recreando los suyos con su autorización. Dirigidos por Mikel, hemos sido el carbón que hacía funcionar la máquina de Kukuxumusu, la Fábrica de Dibujos y el pago que recibimos son demandas y declaraciones fáciles y sin sentido de los que creímos amigos y compañeros.

11- Los dibujantes de Katuki Saguyaki sólo reclamamos lo que es nuestro y todo el mundo sabe que es nuestro: nuestros personajes y nuestros derechos de autor. No ponemos en tela de juicio el derecho de Kukuxumusu de explotar los más de 15.000 dibujos concretos que vendimos a la marca, ni la posibilidad de transformarlos para adaptarlos a determinados soportes, contando con su autor y dentro del respeto de nuestros derechos morales, como siempre se hizo.

12- Por todo ello, aunque nuestro lenguaje son los dibujos, hemos creído necesario publicar estas líneas, esperando que sean las últimas. Además de defendernos contra la kafkiana demanda interpuesta por Bermejo, ejercitaremos una en su contra para que los derechos que nos asisten como autores se vean garantizados y se deje de plagiar nuestros personajes invadiendo y secuestrando nuestra creatividad, nuestra imaginación, nuestro mundo interior, nuestra intimidad.

Katuki Saguyaki, Drawings Have the Power