Belatz - Marko - Mikel Urmeneta – Txema Sanz – Asisko
Belatz - Marko - Mikel Urmeneta – Txema Sanz – Asisko

Mikel Urmeneta (Iruñea/Pamplona 1963) siempre fue un mal estudiante que perdía el tiempo en clase dibujando a sus profesores en pelotas o a animales en actitudes humanas para reírse de lo que para él era un mundo absurdo.

Tras un viaje a Australia junto a un amigo, se dieron cuenta de que el mundo del regalo y el souvenir estaba mucho mas desarrollado que en Europa y que los dibujos en las camisetas y otros productos estaban realizados por artistas australianos, algunos con estilos no muy alejados de los de Mikel (Ken Done, Weiss, etc.).

A su vuelta a Iruñea/Pamplona en 1989 fundaron junto con otro socio la empresa Kukuxumusu para revolucionar con los personajes, iconografía y estilos de Mikel Urmeneta el mercado del regalo y del souvenir de las fiestas de Sanfermín, de Euskal Herria y de cualquier ciudad o región que les pudiera resultar interesante.

Kukuxumusu, con Mikel Urmeneta al frente de la dirección artística desde la fundación de la empresa, llegó a convertirse en una interesante marca que por medio de licencias tuvo presencia en casi 100 países del mundo, realizó trabajos para multitud de marcas y asociaciones con los dibujos de Mikel y de otros dibujantes a los que Mikel Urmeneta preparó y autorizó a copiar su iconografía, destacando la figura de Txema Sanz, primer lápiz de la marca que ofreció estilos propios a Mikel Urmeneta, incorporando este determinados dibujos a algunas colecciones.

El universo Kukuxumusu era simplemente parte del universo creativo de Mikel Urmeneta autor, era la cesión a Kukuxumusu de determinados dibujos concretos y únicos que Mikel Urmeneta como artista y director artístico creía oportuna. Dibujos muy diferentes a veces de estilo pero con un componente filosófico y/o estético que Mikel estimaba apropiado utilizar en cada momento.

Mikel Urmeneta y sus dibujantes hicieron dibujos tan dispares como para Microsoft , Greenpeace, Facebook o festival de Viña Rock,. Para acciones culturales como el Nafarroa Oinez, Etxepare o el Araba Euskaraz o para Amnistía Internacional, Nesquik, US Open de Tenis o RTVE. Hicieron dibujos en colaboración con personalidades como con Sir Edmund Hillary, El Dalai Lama, Reinhold Messner, Eduardo Punset, Jane Goodall, Jon Sistiaga, Juan Luis Arsuaga o el chef José Andrés.

Mikel Urmeneta recibió en 2010 el premio Vasco Universal.

Tras la crisis, Kukuxumusu se tambaleo, hubo muchos y muy tristes despidos, y después de mucha resistencia por intentar reflotar la empresa, los socios de Mikel vendieron sus acciones en 2014 a un nuevo socio, Ricardo Bermejo, empresario con orígenes creativos y pudiente, en gran parte, gracias a su década de trabajo prácticamente en exclusiva para la desaparecida CAN (Caja de Ahorros de Navarra).

Pese a las buenas sensaciones iniciales con el nuevo socio, pronto se vieron las diferencias abismales entre Ricardo y la filosofía de Kukuxumusu. El maltrato a los valores de la marca, al euskera y sobre todo a los dibujos, materia prima de la empresa, llevó la relación a un punto insostenible. Tras la ruptura unilateral por parte de Ricardo Bermejo del contrato de prestación de servicios como director artístico a Mikel Urmeneta (puesto que desempeñaba ininterrumpidamente desde que él mismo creara la marca) , todos los dibujantes históricos de la misma, únicos autorizados para recrear los estilos de Mikel Urmeneta, y que junto con él son los responsables del 98% de los dibujos realizados por Kukuxumusu en toda su historia, deciden fundar en 2016 una nueva marca: Katuki Saguyaki.

Mikel Urmeneta pese a ser expulsado de Kukuxumusu, conserva de momento el 33% del accionariado de la vieja Kukuxumusu. No es agradable ver como un señor en dos años se intenta quedar con el trabajo y el konw how de 27 años de tu vida.

Si cinco personas han inventado y han creado el 98% de los dibujos de la historia de una marca durante 27 años y fundan una marca nueva, parece claro que la primera (últimamente apodada CANkuxumusu), más si se considera una marca creativa, tendrá que reinventarse y crear un universo propio, alejado de la copia, la recreación, la manipulación de dibujos o el plagio.

Por el contrario es del todo imposible que a un artista como Mikel Urmeneta alguien le pueda prohibir dibujar como ha dibujado toda su vida, crear como ha creado toda su vida, recortar su iconografía, restringir sus estilos, censurar su universo creativo y artístico. Censurar su libertad artística y de expresión.

Katuki Saguyaki nace como una marca dedicada a retratar y promocionar de forma original los valores únicos de otras marcas.
Katuki Saguyaki es la poseedora del ADN creativo de la vieja Kukuxumusu y con sus peculiares dibujos y personajes captura en clave de humor la personalidad de distintos colectivos, asociaciones y empresas, para que el mundo las conozca a golpe de sonrisa.
Katuki Saguyaki licencia su universo y lo aplica en cualquier soporte, atiende cualquier encargo de imagen corporativa o publicitaria, dibuja para todo tipo de clientes y de cerebros, lleva la ilusión a marcas valientes o pachuchas y demuestra la eficacia de la comunicación visual para cualquier tipo de proyecto o campaña.
Mikel Urmeneta, junto a un brillante equipo gestor y a los históricos dibujantes Txema Sanz, Belatz, Asisko y Marko con los que realizo más del 98% de los dibujos de toda la historia de la vieja Kukuxumusu, están esperando tu llamada.

Katuki Saguyaki tiene dos marcas hermanas, Hombre de Paja en forma de gran portal comercial online y Opabinia Films, productora de video inmersivo. Entre las tres su capacidad de poner en órbita y con éxito a golpe de creatividad cualquier proyecto es insuperable.
Compruébalo.
+ Katuki Saguyaki significa “carne de gato, manjar de ratón” en euskera. O en vasconés.